Reducir el gasto de energía con luz natural

La luz natural –como la radiación solar- son provistas gratuitamente y, por tanto, su beneficio debe ser considerado mediante el ahorro que nos supone. Obtener un nivel de iluminación variable durante las horas diurnas del día, a través de los sistemas artificiales, supone unas inversiones y unos costes de mantenimiento muy considerables, además de unas calidades de luz no comparables a la iluminación natural.

Las ventanas y lucernarios son las puertas de acceso de la luz natural a los edificios y, por ello, debe considerarse su importancia como los elementos determinantes de la iluminación natural.

Mantenga los techos pintados de blanco, ganará luz natural y la repartirá correctamente

La cantidad de bóveda celeste visible a través de la ventana, así como la transparencia de los vidrios, son los factores esenciales en el nivel de iluminación natural que se obtiene en un determinado punto del interior de una habitación.

Es por ello que, en la rehabilitación de carpinterías, es recomendable el uso de vidrios de máxima transparencia cuando la proporción de ventana es pequeña respecto la superficie a iluminar, y evitar que protecciones solares u otros elementos disminuyan la calidad de la iluminación natural. Estos dos decisiones pueden mejorar otros aspectos energéticos del edificio.

¿Cómo mejorar la iluminación natural?

Siempre que se ilumina se aporta calor, aunque existen sistemas selectivos capaces de filtrarlo. En las ventanas que dan a la calle pueden instalarse repisas o vidrios prismáticos que redireccionen la luz hacia el techo, de modo que se distribuya de forma difusa y evitando el deslumbramiento.

Si le molesta la luz excesiva instale estores o cortinillas reflectoras, no baje la persiana

También puede aumentarse la superficie vidriada de las carpinterías, cuando se las rehabilita. En los patios pueden colocarse espejos captadores y en las dos o tres plantas que se sitúan por debajo de la cubierta pueden disponerse conductos de sol con muy buenos resultados.

¿Cuál es la repercusión energética y económica?

La iluminación artificial diurna y nocturna, en promedio, representa entre el 5 y el 10%del gasto energético total de la vivienda. Si bien es difícil estimar la repercusión que tendría sustituir una parte de ella por luz natural sin referirse a un caso concreto, puede afirmarse que siempre se producirá un ahorro y además el espacio ganará en calidad y salubridad.

 

Texto extraído de la “Guía de la eficiencia energética para Administradores de Fincas.”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 14 =