¿Qué está pasando con la seguridad de las obras de construcción en Madrid?

Por Enrique Fernández, arquitecto técnico y asesor de Arquitectura de CAFMadrid

En los últimos meses estamos viviendo en Madrid una serie de accidentes importantes en obras de construcción. Primero fue el derrumbe de forjados en el edificio sito en el Paseo de General Martínez Campos; después un trabajador fallecido por caída de una carga suspendida en unas obras en el barrio de Ciudad Lineal; y por último, el incidente ocurrido en las obras de rehabilitación del famoso hotel Ritz debido a una caída de andamios y derrumbe de forjados.

Podemos pensar que el común denominador de todas estas obras es que son de un gran volumen, y que esto no puede pasar en obras más pequeñas, como las que normalmente se realizan en las comunidades de propietarios. Con este razonamiento caemos en un grave error.

Es un error creer que este tipo de accidentes en obras de construcción solo ocurre en obras de gran volumen y no en las que realizan las comunidades de propietarios

Normalmente, las obras efectuadas en las comunidades de propietarios consisten en trabajos en fachadas, patios o cubiertas. Cualquiera de estas obras implica trabajos en altura, los cuales presentan un importante índice de peligrosidad. Asimismo, las obras de pocería, también comunes en edificios residenciales, pueden ser peligrosas debido a la existencia de gases en dichos conductos o derrumbes en los mismos.

Responsabilidad del promotor

Debemos conocer cuál es la responsabilidad del promotor, que no es otro que la comunidad de propietarios, en este tipo de actuaciones. El Real Decreto 1627/1997 por el que se establecen las medidas mínimas de seguridad y salud en obras de construcción establece que el promotor deberá designar un coordinador de seguridad y salud en las obras en las que intervenga más de una empresa, así como en las que participe una empresa y trabajadores autónomos. En referencia a las obras antes mencionadas, en la mayoría de los casos los medios auxiliares (andamios) son subcontratados, por lo que ya interviene más de una empresa.

El coordinador en materia de seguridad y de salud durante la ejecución de la obra deberá ser un técnico competente integrado en la dirección facultativa, designado por el promotor para llevar a cabo las tareas, consistentes en coordinar la aplicación de los principios generales de prevención y de seguridad; coordinar las actividades de la obra para garantizar que los contratistas y, en su caso, los subcontratistas y los trabajadores autónomos apliquen de manera coherente y responsable los principios de la acción preventiva; y coordinar las acciones y funciones de control de la aplicación correcta de los métodos de trabajo.

Asimismo, la normativa detalla las disposiciones mínimas especificas relativas a los puestos de trabajo en las obras en el exterior de los locales, donde podemos comprobar la importancia que se da a la caída de objetos, caída de personas y la utilización de andamios o medios auxiliares similares. Todas estas especificaciones deberán ser controladas y supervisadas por el coordinador de seguridad y salud, y serán responsabilidad del mismo.

Por ello, es importante el nombramiento del coordinador de seguridad y salud por parte del promotor, responsable de su designación.

Otros requisitos obligatorios

También es obligatorio la redacción del Plan de Seguridad y Salud, en base al Estudio o Estudio Básico incluido en el proyecto de obras. Dicho Plan debe ser redactado por el contratista de la obra. El Plan deberá ser aprobado por el Coordinador, y con esta aprobación, se realizará la Apertura del Centro de Trabajo por parte del contratista.

En el caso de obras que no requieran proyecto, y por tanto no hay estudio de seguridad y salud, el contratista está obligado a redactar una Evaluación de Riesgos de las obras, con la cual realizará la Apertura del Centro de Trabajo.

Debemos tener en cuenta las obligaciones que, como promotores de las obras, tienen las comunidades de propietarios. No es imprescindible que ocurra un accidente para que podamos tener problemas. Hay inspecciones aleatorias por parte de la Comunidad de Madrid, en las cuales se nos pueden solicitar toda la documentación anteriormente mencionada. La inexistencia de dicha documentación llevará aparejada unas sanciones o multas de un costo elevado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 8 =