¿Puedo usar el ascensor para transportar materiales de obras?

Por Vicente Magro Servet, Magistrado del Tribunal Supremo

Suele ser práctica habitual en las comunidades que algunos comuneros optan por realizar obras en su inmueble y los trabajadores encargados de la misma usan el ascensor común para realizar los movimientos de objetos. En estos casos, los comuneros se ahorran la correspondiente grúa que debería utilizarse en estas funciones y además no se solicita permiso alguno al presidente.

Para resolver esta cuestión debería aprobarse una normativa de régimen interno por mayoría simple para regular este uso y fijar incluso un periodo máximo, o también imponer una tasa económica por día, ya que ello provoca una evidente molestia al resto de comuneros que se ven imposibilitados de hacer un uso normalizado del ascensor.

Mal uso del ascensor

Pero por otro lado hay un tema más importante que es el relativo a que este mal uso del ascensor -porque esto no es un montacargas, ni está concebido para ese fin- puede producir daños en el funcionamiento del ascensor que pueden no ser detectados al concluir las labores, y que en un momento determinado pueden aparecer y causar un fallo grave en el sistema que le provoque un coste a la comunidad o a la empresa de mantenimiento.

El ascensor no es un montacargas, ni está concebido para ese fin y su mal uso puede causar un fallo grave en el sistema que le provoque un coste a la comunidad o a la empresa de mantenimiento

Para evitar esta situación sería posible aprobar en las normas de régimen interno un punto en donde se incluya que en estos casos de uso del ascensor será obligatorio avisar a la empresa de mantenimiento para que lleve a cabo una inspección y revisión del ascensor y eleve un informe a la comunidad sobre las posibles consecuencias de ese uso y si ha afectado a la estructura y funcionamiento del ascensor, haciéndose constar en el acuerdo que ese coste debería ser asumido por el comunero.

Por otro lado, tanto las comunidades como las empresas de ascensores deberían incluir en sus contratos de mantenimiento una cláusula que recogiera estas circunstancias al modo de obligarse mutuamente a protocolizar esta situación y obligarse a pasar estas revisiones para puntuales cuyo coste sería asumido por cada comunero.

Consecuencias de un uso inadecuado

Debe tenerse en cuenta que un uso inadecuado del ascensor, como es este, puede provocar a la larga, o a veces a corto plazo, unos daños no visibles exteriormente. Por eso, si se toma la decisión de permitir ese uso las medidas de precaución deben ser importantes y fijar en esa normativa interna por un lado la obligación del pago por el comunero de la revisión de la empresa de ascensores, y, por otro, la inclusión en el contrato entre comunidad y empresa de estas eventualidades.

Ello evitará que tengan que depurarse responsabilidades que podrían ser no sólo civiles, sino también penales en casos de imprudencia provocada por fallos del funcionamiento del ascensor que puedan provocar una muerte o lesiones graves. Y conste que está responsabilidad podría alcanzar no sólo a los responsables de la empresa de ascensores por un hipotético mal funcionamiento, sino incluso al presidente de la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + veinte =