¿Pagaremos sólo lo “justo” por la calefacción consumida?

obligación de instalar sistemas de medición individual

La obligación de instalar sistemas de medición individual, más conocidos como repartidores de costes, en edificios dotados con calefacción central, antes del 31 de diciembre de 2016, tal como establece la Directiva Europea 2012/12, sigue en un limbo legal. Recordemos que contra todo pronóstico, el pasado mes de febrero el Consejo de Ministros aprobaba y publicaba un texto en el que excluía la contabilización de consumos. Mientras, miles de comunidades de propietarios ya han instalado estos dispositivos, alentados por campañas informativas lanzadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y el propio Ministerio de Industria.

Desde el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), que ha seguido el tema con especial interés durante el último año, organizando incluso jornadas y mesas redondas temáticas, se mantiene una postura crítica, dado que las Administraciones lo han presentado como una oportunidad de ahorro para las comunidades de propietarios de acuerdo a una exigencia que venía de Europa, y ahora esta falta de regulación lleva a una situación de descrédito que no se ha tenido en consideración.

Esta decisión gubernamental también se tildó de contradictoria, como todo lo que rodea a estos dos últimos años de trabajo legislativo en esta materia, ya que el Gobierno había aprobado el Real Decreto-ley 8/2014, que determinaba el régimen de sanciones en caso de incumplimiento en consumos energéticos. Esto es, tipifica como infracción grave, sancionada con multas que oscilan desde los 1.001 a los 10.000 euros, “no cumplir con la obligación de instalar contadores de consumo (de calor, frío y/o agua caliente sanitaria) individuales o soluciones alternativas siempre que sea económica y/o técnicamente viable”.

Mientras tanto, hasta esa fecha se habían instalado 400.000 repartidores de costes de calefacción y unas 200.000 válvulas termostáticas aproximadamente en 50.000 viviendas en toda España (1.250 edificios), según estimaciones del sector instalador. Ahora, el ritmo de instalación ha decrecido.

Hasta febrero de este años, se han instalado 400.000 repartidores de costes y unas 200.000 válvulas termostáticas aproximadamente en 50.000 viviendas en toda España según estimaciones del sector instalador

Además, cada vivienda ha invertido unos 28 euros por cada radiador (8 radiadores normalmente, lo que equivale a 224 euros) o, lo que es lo mismo, una media de 8.960 euros por edificio (40 viviendas por bloque).

Habrá que esperar a que se transponga de nuevo esta directiva, pero.. ¿hasta cuándo?

2 comentarios en “¿Pagaremos sólo lo “justo” por la calefacción consumida?

  1. Buenos días compañeros,
    Una trasposición parcial de la Directiva Comunitaria, sólo ha conseguido complicar más las cosas. La pregunta que nos formulan nuestros clientes está abocada a una respuesta imposible. Me explico: ¿ Deberán pagar sólo la calefacción consumida cada propietario ? A falta de una regulación legal que dote de la imprescindible seguridad jurídica, lo único cierto es que, los costes fijos de mantenimiento y conservación trimestral del servicio de calefacción ( salvo Estatutos) no son individualizables. Por lo que volvemos al principio: ¿ El coste será el sumando de los costes fijos comunitarios más los individualizables ? ¿ Podríamos ir a una individualización total del coste sin contravenir los Estatutos ? Más preguntas que respuestas.

    1. Efectivamente nos encontraremos con muchas preguntas para las que no habrá una única respuesta. No obstante, desde el CAFMadrid hemos organizado mesas redondas para tratar este tema en especial donde hemos llegado a una serie de conclusiones sobre el reparto del coste de calefacción.
      Así, los costes a los que debe hacer frente cada propietario de una vivienda se dividen en costes fijos y costes variables. Los costes fijos de la instalación (normalmente un 40%) se reparten, sin tener en cuenta el consumo individual, según lo establecido por la comunidad de propietarios (por superficie, por coeficiente, etc.), mientras que los costes variables (60%) se repartirán proporcionalmente según los consumos individuales estimados por los repartidores. Estos porcentajes pueden variar según la calificación energética del edificio.
      En el cálculo de costes fijos se suelen considerar las pérdidas de energía (por ejemplo, pérdidas por el rendimiento de la caldera, por las conducciones en zonas comunes, etc.) y todas aquellas inversiones que haya que realizar durante el ejercicio, como mantenimiento, consumo eléctrico, limpieza de calderas, etc. Se reparten entre los vecinos sin considerar el consumo individual.
      Los costes variables se calculan a partir de la lectura obtenida de cada radiador, teniendo en cuenta el material en que está fabricado, el número de módulos, etc., distribuyéndose el combustible en el porcentaje que corresponda (el 60% en edificio sin calificación energética).
      Espero que te hayamos servido de ayuda.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =