Los pisos turísticos no son los responsables de la subida del precio del alquiler

Señalar a los pisos turísticos como únicos responsables de la subida del precio del alquiler es extremadamente simplista, además de erróneo. El incremento de estos precios en el último año es producto de multitud de factores, entre los que destaca el incremento de la demanda debido a la recuperación del empleo y la economía.

En España hemos pasado de una tasa de paro del 26,9% en el primer trimestre del 2013 a una tasa del 18,7% en el mismo periodo del 2017 (1). Esto lleva consigo una reactivación económica en un mercado que ha aprendido a ver en el alquiler una alternativa más que válida a la hora de elegir una vivienda. A una demanda de alquiler en crecimiento no le acompaña a igual ritmo, un crecimiento en oferta, lo que finalmente provoca un aumento de precios.

Señalar a los pisos turísticos como únicos responsables de la subida del precio del alquiler es extremadamente simplista, además de erróneo

Prueba de la independencia de las viviendas turísticas y la subida de precios del alquiler está en lo ocurrido en años anteriores, como en 2013, cuando, mientras la oferta de pisos turísticos crecía entorno al 24% (2), el precio de la vivienda en alquiler descendía en la mayoría de ciudades, destacando Barcelona y Madrid, con descensos del 0,9% y el 2,6% respectivamente (3).

En los últimos años hay un mito muy extendido acerca de que todos los propietarios de segundas residencias ya no quieren inquilinos sino turistas. Si algún propietario ha experimentado ese cambio habrá comprobado la cantidad de tiempo extra que le tiene que dedicar a una vivienda vacacional.

Primeramente se habrá enfrentado con la complicada misión de entender la normativa turística que aplica en su Comunidad Autónoma, y cómo cumplir con sus obligaciones fiscales, que en muchos casos ni la Agencia Tributaria es capaz de aclarar. Después el propietario habrá tenido que encargarse de la gestión de anuncios en portales vacacionales, gestión de las reservas/emails/llamadas de interesados, check in y check out de turistas, limpieza de la vivienda entre estancia y estancia, etc.

Hay un mito muy extendido acerca de que todos los propietarios de segundas residencias ya no quieren inquilinos sino turistas

Si el propietario no puede dedicar su tiempo a esto puede subcontratar estos servicios, con la correspondiente comisión que aplicará la empresa que los realice y el descenso de la rentabilidad. El propietario comprobará cómo aumenta el papeleo con la administración en el caso del alquiler vacacional y a la vez cómo disminuyen las desgravaciones fiscales con respecto al alquiler residencial.

Con esto no queremos transmitir que el alquiler vacacional no sea una interesante alternativa, con rentabilidad, pero no es una actividad interesante para todos los propietarios. Por todo esto, es irreal afirmar que los propietarios transforman masivamente sus segundas residencias en viviendas turísticas. Aquellos que pueden dedicarle el tiempo necesario, o que han tenido malas experiencias con el alquiler residencial, han optado por entrar en el mercado vacacional, pero hablar de que toda la oferta de viviendas se está convirtiendo en pisos turísticos es claramente una falacia.

Desde algunos sectores se promulga la prohibición total de los pisos turísticos sin caer en la cuenta de que esta medida lo único que potenciará será la economía sumergida y el incremento de los precios de los hoteles. En consecuencia, llegarían a nuestro país menos visitantes y se resentiría el sector del turismo, que ya representa el 16% del PIB (4) y es el motor que está permitiendo la recuperación económica.

(1) – Fuente: INE
(2) – Fuente: Rentalia
(3) – Fuente: idealista
(4) – Fuente: Servicio de estudios de Caixabank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =