Obras de rehabilitación de edificios y seguros necesarios

Por Diego S. Bahamonde, asesor de Seguros de CAFMadrid

Actualmente el número de visados para obras de rehabilitación triplican los de nueva construcción, lo cual nos lleva a plantearnos algunas cuestiones: ¿qué riesgos asumimos en este tipo de obras? ¿Los seguros estándar del mercado son adecuados?

Según el art. 10.1 de la LPH la comunidad de propietarios ha de procurar que sus elementos constructivos estén en perfecto estado de conservación y así mismo en el art. 3 de la LOE (Ley 38/1999 de 5 de noviembre de Ordenación de la Edificación) cita que los edificios deberán mantenerse y conservarse de tal forma que se satisfagan los requisitos básicos de habitabilidad. La no realización de dichas obras imprescindibles de mantenimiento puede, en ocasiones, causar daños a terceros, siendo la comunidad civilmente responsable.

Es importante recordar el art. 9 de la LOE que dice: “Será considerado promotor cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que, individual o colectivamente, decide, impulsa, programa y financia, con recursos propios o ajenos, las obras de edificación para sí o para su posterior enajenación, entrega o cesión a terceros bajo cualquier título”.

La comunidad de propietarios, por tanto, actúa como promotora asumiendo por ello una responsabilidad de daños propios y a terceros, que los seguros multirriesgo habituales no cubren, salvo excepción de las obras consideradas “menores”, sin concretar el criterio para conocer cuáles tienen tal consideración.

A la vista de las estadísticas de siniestralidad en el sector de la construcción y la falta de cobertura en las pólizas multirriesgo, consideramos necesario suscribir seguro “Todo Riesgo Rehabilitación” que dé respuesta a los riesgos derivados de los trabajos, especialmente aquellos que afectan a la estructura del edificio (obras mayores con proyecto , instalación de ascensores, pintura de fachada, patio, montaje y desmontaje de bajantes, canalones, pequeñas reparaciones y mantenimiento, etc.) y a los elementos pre-existentes sobre los que se trabaja.

Los seguros multirriesgo habituales no cubren, salvo excepción de las obras consideradas “menores”, sin concretar el criterio para conocer cuáles tienen tal consideración

Tan importante resulta asegurar los riesgos durante la obra como aquellos que puedan surgir durante un período posterior al fin de obra, técnicamente denominado “período de garantía” para responder de los defectos que tengan su origen en los trabajos de rehabilitación. También aporta garantías adicionales para los materiales a pie de obra.

Se trata de seguros que requiere la intervención de especialistas en el asesoramiento a los administradores de fincas y comunidades de propietarios, su coste no supera el 0,14% del importe de la obra y garantizan cualquier sobresalto económico, además de dar cobertura ante cualquier responsabilidad de su Junta de Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 5 =