Los animales de compañía y las comunidades de propietarios

Por Miguel Fernández Gallego. Vocal de CAFMadrid.

La Ley de Propiedad Horizontal (LPH) o los propios estatutos de una comunidad pueden limitar nuestra libertad en pro de regular una convivencia que es necesaria. En este sentido, la LPH prohíbe de manera general, tanto a los propietarios como a los inquilinos, el desarrollo de cualquier tipo de actividad molesta, insalubre, nociva, peligrosa e ilícita en el domicilio. Por lo tanto, dicha ley es aplicable exclusivamente a los vecinos/propietarios o inquilinos que con el comportamiento de sus animales de compañía puedan llegar a producir algunas de las circunstancias, alterando con ello la vida del resto del vecindario.

Animales de compañía, derechos y obligaciones

Si nos atenemos en exclusiva al apartado de animales de compañía y si nos centramos en la Comunidad de Madrid, el propietario de un animal doméstico estará sujeto a unos derechos individuales inalienables, pero también a unas obligaciones que debe cumplir y que serán de su responsabilidad exclusiva.

Cada Comunidad Autónoma y cada Ayuntamiento han desarrollado normas en forma de Ley o de Ordenanza que regulan aspectos tan variados como la tenencia de animales, su protección y su bienestar, así como fomentar la tenencia responsable de los animales de compañía.

Comunidad de Madrid

En Madrid, tenemos varias leyes y ordenanzas que detallaremos a continuación desarrolladas por la Comunidad y el propio Ayuntamiento que hablan de los animales de compañía. Comenzamos por la ley 4/2016 del 22 de de julio de la Comunidad de Madrid.

Las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos han desarrollado normas que regulan  la tenencia de animales, su protección y su bienestar

Esta ley está compuesta de 35 artículos y varias disposiciones. Tiene como objeto regular el régimen de protección, el bienestar y la tenencia de los animales de compañía. En ella se habla entre otros temas de la lucha contra el abandono, el fomento de la adopción, educación de los animales, acceso de los animales a establecimientos, medios de transporte, inspecciones y campañas de identificación y esterilización.

Según esta ley deberíamos definir lo que es un animal de compañía. Es aquel animal que vive con las personas, principalmente en el hogar, con fines fundamentalmente de compañía, ocio, educativos o sociales. Se incluyen entre estos animales, todos los perros y gatos y los équidos utilizados con fines de ocio o deportivo.

Además de las medidas de interés general que se pueden leer en el art. 6.1, hay que tener en cuenta lo que dice el art. 6.2 sobre la responsabilidad de los propietarios, por ejemplo contratar un seguro de responsabilidad civil en aquellos casos que se determine reglamentariamente.

Es responsabilidad de los propietarios contratar un seguro de responsabilidad civil en aquellos casos que se determine reglamentariamente

El art. 7 de la ley nos da un decálogo de prácticas prohibidas, como es mantener en el mismo domicilio un total superior a 5 animales pertenecientes a las especies canina o felina, salvo que el ayuntamiento correspondiente lo autorice.

Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento en su ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales en su Capítulo II, art. 14,15 y 16 con relación a los animales potencialmente peligrosos, nos indica que la tenencia de un animal calificado como potencialmente peligroso requerirá la obtención previa de una licencia administrativa, esta será otorgada por el concejal presidente de la junta municipal donde resida el propietario. La licencia tendrá una validez de 5 años renovable. Cuando se obtiene la licencia, se tiene 15 días para solicitar su inscripción en el registro de animales potencialmente peligrosos creado al efecto en el Área de Salud y Consumo.

La salida al exterior bien sea a los espacios comunes de la propia comunidad, bien sea a un espacio público se debe realizar en todo momento bajo el control de una persona responsable, mayor de edad, en el caso de perros, será obligatoria la utilización de bozal adecuado a su tamaño y raza, así como una cadena resistente de menos de 2 mts. de longitud, no autorizándose las cadenas extensibles.

Además de la licencia anteriormente descrita es necesario acreditar que se tiene formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros que en el caso de perros potencialmente peligrosos no puede tener una cobertura menor a 120.000 €.

La salida de los perros a los espacios comunes se debe realizar bajo el control de una persona mayor de edad y con bozal adecuado al tamaño y raza del animal

Esta información puede valer como norma general, sin embargo, en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad del País Vasco, la legislación exige la obligación por parte de los titulares de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil para todos los perros independientemente de su raza o tamaño.

Otra cuestión a tener en cuenta es que está prohibido dejar a los animales en terrazas y patios, debiendo pasar en cualquier caso dentro de casa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =