Llegó el verano y… las obras (1)

El verano es la época del año en la que más obras de rehabilitación y reformas se acometen en las viviendas y en las comunidades de propietarios. Las condiciones del clima favorecen este tipo de intervenciones, sobre todo en el exterior del edificio (instalación de aire acondicionado, limpieza de fachada…).

Además, cuando se trata de servicios o instalaciones centralizadas (cambio de calderas, sustitución de radiadores, etc.), durante los meses estivales residen menos personas en el inmueble. Por ello, se evitan perjuicios y molestias a los vecinos derivadas de los ruidos, escombros, etc.

Aclaramos algunas de las cuestiones que suscitan más dudas cuando se quiere acometer una obra.

Permisos y licencias

La ordenanza municipal de tramitación de licencias de cada localidad establece cuáles son las actuaciones o intervenciones en el edificio que están sujetas a licencia o que solo requieren un acto comunicado, dependiendo de la entidad de la obra.

La autorización por parte de los Ayuntamientos es más o menos rigurosa dependiendo del tipo de obra y nivel de protección del edificio.

Si la obra es, por ejemplo cambiar el suelo de la la casa o alicatar el baño, dado que este tipo de obras solo afecta a los acabados de la vivienda, no se debe pedir permiso para ello.

Reformas con seguridad

Si las obras afectan a una pared maestra, suelo, techo, cubierta o pilar, este tipo de reformas requieren necesariamente de un técnico competente para su realización. La seguridad es lo principal y cualquier modificación que se haga en un elemento estructural debe calcularse correctamente para evitar problemas en un futuro. Para estas reformas, los ayuntamientos suelen pedir licencias de obra mayor.

Licencias de obra mayor

Fundamentalmente para reformas que afectan un elemento común como son las fachadas (abrir una ventana nueva o modificar su tamaño), los elementos estructurales, terrazas, balcones, patios, las paredes que lindan con el vestíbulo (cambiar de lugar la puerta de entrada) o cualquier instalación (shunts de ventilación, bajantes, ventilaciones de las campanas extractoras, etc.).

También, por ejemplo, son necesarias las licencias de obra mayor cuando se trata de reformas que aumentan la superficie inicial de la vivienda. Por ejemplo, si se quiere aumentar la superficie construida haciendo un cerramiento en la terraza o patio, se debe tener en cuenta qué es lo que permite la normativa urbanística vigente.

Cambio en el uso del inmueble

En caso de que la comunidad no tenga prohibido un cambio en el uso del inmueble, por ejemplo de local a vivienda, debe tramitarse ante el Ayuntamiento tanto una solicitud de cambio de uso, como una licencia de obras mayor para acometer la reforma necesaria.

Debe hacerse la presentación de un proyecto técnico que justifique que la nueva vivienda cumple con las exigencias higiénicas, de seguridad, dimensionales, de ventilación e iluminación, etc., impuestas tanto por el Código Técnico de la Edificación (CTE) como por la Normativa Urbanística.

No obstante, no siempre el cambio de uso conlleva la ejecución de obras sino que simplemente se cambia el destino de la vivienda o del local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =