Garantizar agua para todos: un objetivo común también para tu comunidad de propietarios

Por CAFMadrid

Son numerosas las organizaciones internacionales que han manifestado su preocupación en los últimos años por la creciente escasez de agua. La ONU advertía recientemente que en el año 2050 se espera que un 25% de la población mundial sufra una escasez crónica de agua dulce. La Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea (CE) va más allá y advierte que en España un 70% del país está en riesgo de desertificación y más de 27 millones de sus habitantes en peligro de escasez en 2050.

A pesar de las lluvias de las últimas semanas, se estima que en este año hidrológico ha llovido un 35% menos que el anterior y las precipitaciones medias anuales se han reducido un 30%. Por tanto, es crucial garantizar que, tanto en nuestros hogares, como en nuestras comunidades de propietarios, se hace una gestión sostenible de un bien tan escaso como es el agua.

Un 70% de España está en riesgo de desertificación

Para ello hay una serie de cuestiones que debemos tener en cuenta en nuestras comunidades que tienen que ver con el mantenimiento de las instalaciones, la limpieza de las zonas comunes, las zonas verdes y, en caso de tenerla, la piscina.

La eficiencia energética de un inmueble tiene mucho que ver con un menor consumo de los recursos y, en el caso del agua, podemos conseguirla con un buen mantenimiento de las instalaciones y con el uso de sistemas más sostenibles. Entre estos últimos están las siguientes opciones:

  • Instalación de griferías de bajo caudal.
  • Sistemas de reciclado de aguas grises o de lluvia.
  • Sistemas de refrigeración de frío o calor por aire y, en caso de que use agua, que sea de circuito cerrado.
  • Temporizadores o sistema de infrarrojos en los grifos de instalaciones deportivas comunes.
  • Instalar un sistema que permita la monitorización del consumo y dispositivos inteligentes para detección de fugas.

Otro de los mayores gastos de agua se produce en la limpieza de los espacios comunitarios. Para reducirlo se recomienda establecer una periodicidad de limpieza de los mismos, acorde a las necesidades y solicitar a la empresa, o persona encargada, que utilice en la medida de lo posible aspiradoras, recoge-hojas, cepillos o escobas y agua reciclada.

Las zonas ajardinadas son otro elemento clave para el consumo y, si bien es recomendable tenerlas para regular la temperatura y reducir los efectos de la contaminación en el entorno, es muy importante fijar su riego a las mejores horas (amanecer o anochecer), instalar sistemas de riego por goteo o microaspersión y seleccionar especies autóctonas y de bajo aporte como las plantas aromáticas, las crasas y suculentas o los geranios. Además, para los muy concienciados, el Canal de Isabel II ofrece el servicio  ‘Hoy no hace falta regar’, que envía a tu dispositivo móvil información meteorológica para saber cuánta agua necesitarán tus plantas.

En lo que se refiere a las piscinas debemos hacer todo lo posible para reutilizar esos miles de litros durante varios años manteniéndola en buenas condiciones con buenos sistemas de depuración y filtrado de circuito cerrado, cubriéndola con una lona los meses que no se usa para evitar la suciedad y la evaporación, y realizando una limpieza diaria los meses de verano.

Por último, es inevitable recomendar el consumo responsable individual de cada propietario y así como la actualización de los sistemas de medición. En nuestro país un alto porcentaje de los contadores de agua tienen una antigüedad superior a 10 años que, debido a la pérdida de precisión, pueden estar proporcionado lecturas erróneas. Solucionar este problema es crucial para que las familias puedan tener un control real sobre su consumo de agua y adoptar, en consecuencia, medidas de ahorro que supongan una mejora medioambiental para todos.

Compartir