Fiestas en casa del vecino: ¿cómo actuar?

Por Ismael Tabernero, administrador de fincas colegiado en Solufincas

Como administradores de fincas colegiados en Madrid, sabemos que hoy en día muchas comunidades de propietarios tienen que sufrir las fiestas en casa del vecino. Quizás cada fin de semana o puente festivo hay celebraciones y molestias por ruidos procedentes de alguna vivienda, algún local, y en algún caso, incluso de alguna “oficina” o loft. Esto llega incluso a ser un problema grave debido a lo que se genera alrededor de una fiesta: gente que va y viene, botellón, ruido, etc.

Debido a esta situación que llega a ser muy molesta y desagradable, muchos vecinos no saben qué hacer al respecto.

¿Hay algo que pueda hacer al respecto como vecino afectado?

Si somos un vecino afectado debido a la situación que genera otro vecino al realizar fiestas en casa, lo primero que deberíamos hacer es, de una manera cordial y amigable, tratar de solucionar este problema por la vía de la comunicación, es decir hablaremos con el vecino ruidoso de forma empática y le comentaremos nuestro mal estar por la situación.

Nuestra intención siempre será solucionar el problema por lo que debemos exponerle nuestras inquietudes y las de nuestra familia, como es el tema del ruido, la suciedad que se genera, música alta que sobrepasa los decibelios permitidos… Siempre lo haremos de manera pacífica y sin perder el respeto ni las formas, si lo que queremos es “llegar a buen puerto”. A veces, por muy buena intención que tengamos, esto no resulta y es necesario interponer una denuncia.

Hay muchos detalles y situaciones que podemos tener en cuenta, incluyendo aspectos relacionados con restricciones sanitarias por Covid-19.

¿Es posible hacer fiestas en casa sin molestar?

Si queremos tener una buena relación con nuestros vecinos, con los que por suerte o desgracia conviviremos durante mucho tiempo, deberíamos evitar molestarles. Si vamos a hacer alguna fiesta en nuestra vivienda hay sugerencias que podríamos tener en cuenta:

  • Informar a nuestros vecinos de que queremos realizar una fiesta en casa.
  • Limitar la cantidad de amigos o familiares a los que invitamos.
  • Controlar el volumen de la música.
  • Saber que la fiesta tiene un principio y un final… y que eso lo sepan nuestros invitados, especialmente cuando se vayan y hagan uso de los espacios comunitarios (ascensor, portales, escaleras, jardines, garaje…), sin quedarse “por ahí”.

Estas sugerencias son importantes para molestar lo menos posible a nuestros vecinos y mantener la cordialidad con ellos. Al fin y al cabo, no cuesta tanto trabajo y puede hacer que no se molesten… y ya si les invitamos a alguna cosilla de la fiesta… seguro que nos ganaremos su favor.

¿Cómo podemos controlar el ruido?

Una manera de controlarlo sería teniendo en cuenta hasta qué hora se puede hacer ruido en casa.

Sobre este asunto, la Ley de Propiedad Horizontal en su artículo 7.2 señala: “Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.

Es cierto que esa norma no detalla un horario específico. No obstante, las comunidades pueden establecer ciertos horarios. Por ejemplo, tomando como referencia las ordenanzas municipales de la localidad en la que estemos.

He aquí algunas de esas referencias: de lunes a viernes, de 8:00 a 21:00 o 22:00 horas. Si es fin de semana o festivo se puede hacer ruido de 9:30 a 21:00 horas. Tomando en cuenta estos horarios estaremos controlando el ruido que se genera y además nos aseguraremos no molestar a nuestros vecinos

Podríamos realizar fiestas en casa sin problema, siempre y cuando no se exceda el máximo de decibelios, ya que, en general, para una zona residencial, no se podrían superar los 35 decibelios.

¿Hay sanciones por hacer ruido cuando realizamos una fiesta en casa?

Podemos decir que, dependiendo de la población en la que estemos, hay varias posibles sanciones: leves, graves y muy graves. Las sanciones leves pueden llegar a los 600 euros; las graves podrían conllevar una multa que podrá estar entre los 601 y los 12.000 euros; y las infracciones muy graves son como “la producción de contaminación acústica”, podrían tener multas de hasta 300.000 euros.

Esas son sanciones que pudieran imponer las autoridades competentes, habitualmente la policía municipal, previa medición con sonómetro que acreditará, ante instancias superiores o judiciales, la ocurrencia de la infracción punible.

Por su parte, la Comunidad de Propietarios puede aplicar el procedimiento regulado en el artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal.

En SOLUFINCAS tenemos el privilegio de formar parte del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, lo que, a su vez, permite contar, en beneficio de nuestros administrados, con la Asesoría Jurídica colegial, cuya labor sin duda respalda el buen servicio que los buenos profesionales deseamos dar a todos nuestros clientes, también cuando se producen molestias por ruidos al hacerse fiestas en casa.

 

Compartir