Descubre lo que las Smart Cities pueden hacer por ti

Plataforma MiNT Madrid Inteligente, orientada a la gestión de los servicios públicos

Por Ignacio Ortiz de Andrés 
Analista de Foro Consultores y autor del Blog Entorno habitable

Las Smart Cities son una realidad que cada día despierta mayor interés en los ciudadanos, pero ¿qué son exactamente? Según las define la Red Española de Ciudades Inteligentes, son “aquellas que disponen de un sistema de innovación y de trabajo en red para dotar a las ciudades de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política permitiendo el desarrollo social, cultural y urbano”. La gestión de la multitud de datos que aporta la ciudad es esencial.

¿Y nuestros hogares, qué representan en este sistema? ¿Qué puede hacer la Smart City por nosotros? La forma de vida en nuestras casas ha cambiado gracias a las nuevas tecnologías, vivimos ahora en un hogar digital, e incluso con domótica. Pero el reto en el que nos encontramos inmersos es el hogar inteligente que se preocupa y se ocupa de los que viven en él, actuando como una célula dentro de la Smart City. A continuación, veamos algunas de las innovaciones que nos esperan.

Nuevos sistemas de construcción

En las promociones de obra nueva, se está experimentado en la prefabricación, por ejemplo en unidades de cuartos de baño. La impresión en 3D abrirá grandes posibilidades. Se introducirán medidores en los edificios para valorar el funcionamiento de la estructura, la detección de fugas, la eficiencia energética. Veremos dobles fachadas, con la exterior móvil en función de parámetros climáticos.

Redes de distrito de calor y de frío

En los edificios que se están construyendo vuelve la calefacción central con contador por vivienda, puesto que es más eficiente, todo ello en detrimento de las calderas individuales. Pero el paso próximo es el que darán las Smart Cities, en las que se crearán redes de distrito de calefacción y refrigeración con un mejor rendimiento que los sistemas actuales. Dichas redes, apoyadas en centrales, se abastecerán de energías renovables, biomasa, aprovechamiento de la actividad industrial próxima, etc. En el caso de Madrid, la calefacción de distrito más importante es la implantada en la Ciudad Universitaria. La veremos en los desarrollos urbanísticos futuros, aunque también se puede instalar en trama urbana existente.

Esquema de red de distrito (central, red y consumidores). Instituto Catalán de Energía
Esquema de red de distrito (central, red y consumidores). Instituto Catalán de Energía

Control de consumos

Se está avanzando en los contadores electrónicos, con lo que podremos controlar, mediante las aplicaciones oportunas, el consumo de electricidad y agua. Los datos que se generen serán aportados, aún más, a nuestros suministradores y a la Smart City, lo que permitirá una mejor gestión.

Baterías domésticas

En la correcta ligazón entre el hogar y la ciudad inteligente, se debe imponer y no impedir —como en realidad se está haciendo—, el uso de las baterías que se carguen mediante paneles solares o electricidad en horas donde esta es más económica. Las baterías podrían alimentarse por otras fuentes externas que harían más eficiente a la ciudad.

Gestión de basuras

Los residuos generados en nuestra ciudad deben ser adecuadamente gestionados. En nuestros edificios veremos instalaciones como la recogida neumática de basuras. Existe ya tecnología para medir el peso de contenedores; se interpretarán datos para un mejor tratamiento de residuos.

El uso de vehículos y aparcamiento

Ya existen aplicaciones para alquilar plazas cuando los propietarios no las están usando. Esta economía colaborativa crecerá con la implantación de sistemas de apertura inteligentes en todas las puertas. En los aparcamientos robotizados será aún más sencillo.

El vehículo autónomo supondrá una gran revolución. Interactuará con la ciudad, con el tráfico y la demanda de trasporte. Nos podrá venir a buscar y estacionar en otro lugar, si no hay aparcamiento donde vivimos. No será necesario tener el coche en propiedad, en la línea que ya nos introducen las plataformas de car sharing.

Seguridad

La seguridad de nuestros hogares cuenta cada vez con mejores alarmas. Comprobamos como la domótica puede simular que la vivienda está habitada mediante el encendido de luces y apertura de persianas. Cada vez la vivienda será más segura, con dispositivos interconectados que tiendan a la infalibilidad.

Asistentes del hogar

En la actualidad contamos con ayudas como aspiradores autónomos programables. En el futuro aprenderán de nuestros horarios y hábitos para prestar un mejor servicio. El gran paso lo daremos cuando se incorporen androides a nuestra vivienda.

Salud

El hogar inteligente velará cada vez más por nuestra salud. En la Smart City, la tecnología de la información conectará a los centros de salud, hospitales y servicios de emergencia con el estado de salud de sus personas mayores, por ejemplo. Gran cantidad de datos para ser estudiados (big data de la salud), a lo que hay que añadir la respuesta en casos de emergencia. Tendremos hogares que cuidarán y harán más fácil la vida de personas con necesidades especiales.

La ciudad inteligente está integrada, mediante una compleja red, por los hogares del futuro. La gran cantidad de información generada se debe gestionar adecuadamente, pues la intimidad de los ciudadanos debe prevalecer. Nuestro hogar, en conexión con su medio —la ciudad—, tiene por delante innovaciones que revolucionarán nuestra vida doméstica.

Compartir