El Colegio es nuestra casa

Por Apolonio Dorado, Vicepresidente 1º de CAFMadrid

Existe últimamente una controversia dentro de las distintas profesiones, la nuestra no es una excepción, sobre la necesidad de colegiarse y sobre las ventajas de la colegiación. Cada vez más, y de forma interesada, se traslada el mensaje de que estar colegiado se resume en un desembolso económico y en una venta de servicios.

Un mensaje que nos llega no sólo de las administraciones públicas, sino también de algunas empresas que se van introduciendo en nuestro sector a las que no interesa que la sociedad cuente con profesionales cualificados y respaldados por una institución fuerte que les agrupe y que les represente.

CAFMadrid, como cualquier otro Colegio Profesional, no vende servicios, los ofrece a sus miembros. Y entendemos que no son estos acuerdos los que le dan mayor valor a la colegiación pero, en términos económicos, resulta mucho más ventajoso contar con esos servicios en lugar de procurarse por libre distintas asesorías, información actual sobre temas de interés profesional, un seguro de responsabilidad profesional, etc.

Por eso, preguntarse si la cuota de colegiación es mucha, es poca o es obligatoria, no es la cuestión. En definitiva, cada día pagamos para sostener organizaciones -como la propia Comunidad de propietarios en la que vivimos- y lo hacemos para conseguir un bien común, incluso planteándonos las mismas preguntas.

¿Por qué debes colegiarte?

El gran valor de la colegiación está en la defensa de la profesión, en velar por la buena praxis del profesional y, con ello, en la defensa de los consumidores. Un Colegio de Administradores de Fincas es una garantía para el ciudadano, para el profesional y para las Administraciones Públicas, ya que todos ellos contarán con la seguridad de trabajar o de relacionarse con expertos formados, preparados y que reúnen las condiciones idóneas para prestar el servicio contratado.

Por eso, no colegiarse es restarle fuerza a una profesión que debe ser un vehículo de transmisión de las preocupaciones y necesidades de los ciudadanos -a los que prestamos nuestros servicios- ante las instituciones, y eso solo se consigue desde una posición de grupo, de colegio, de unión.

No colegiarse es restarle fuerza a una profesión debe ser un vehículo de transmisión de las preocupaciones y necesidades de los ciudadanos

Invito a todos aquellos que no están colegiados y se preguntan si deberían estarlo, que visiten nuestro Colegio para conocer de una forma directa nuestra actividad como corporación profesional. Que hablen con nuestros empleados y asesores, que responden al año cerca de seis mil consultas; que conozcan nuestro plan de formación con una amplia oferta de cursos pero, sobre todo, que sean conscientes de que estamos trabajando para conseguir una imagen única de marca que identifique nuestra profesión y evite confusiones con otras.

Creamos valor

Nuestra profesión tiene un gran peso social y económico, lo dicen los datos objetivos. Los Administradores producen 2.100 millones de euros, un 60% de los cuales se deben al empleo indirecto mientras el 40% restante lo genera el empleo directo. Todo ello representa alrededor de un 1,8% del valor añadido bruto de las profesiones colegiadas.

Las organizaciones colegiales no son de reciente creación, se remontan a la edad media y su función en origen era afianzar el desarrollo de las profesiones

Ahora bien, todo esto solo se puede demostrar y afirmar categóricamente si estamos agrupados en la organización colegial. En la medida en que no estemos agrupados, perderemos la oportunidad. Por último, no debemos olvidar que las organizaciones colegiales no son de reciente creación, se remontan a la edad media y su función en origen era afianzar el desarrollo de las profesiones, a lo que han contribuido en todo ese tiempo.

En definitiva, formar parte de este colegio te permitirá crecer profesionalmente, mejorar tu desempeño profesional e incluso ahorrar costes; pero también estarás contribuyendo a dar voz a la profesión, a que seamos reconocidos como interlocutores cuando las administraciones legislen en aquellas áreas que afectan a las comunidades de propietarios, a prestigiar la profesión y a dar a conocer al ciudadano lo compleja que sea ha vuelto en las últimas décadas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − siete =