La nueva era inmobiliaria: el BIM o modelización de edificios en 3D

Por Alejandro Pantoja, técnico en sistemas microinformáticos y redes locales

El BIM (Building Information Modeling) está dando sus primeros pasos en el sector inmobiliario. Este modelo digital 3D permite simular el edificio y entender su comportamiento en un entorno virtual antes de que se inicie su construcción real o la rehabilitación integral del mismo.

El arquitecto puede diseñar con más precisión y rapidez, reduciendo los costes y los errores posteriores en la obra, por ejemplo minimizar los errores con la instalación eléctrica, la red de saneamiento, climatización o fontanería.

Los datos obtenidos se almacenan en un lugar de forma centralizada, de manera que cualquier modificación del diseño del edificio se replicará automáticamente, ayudando a la creación de la documentación de forma más rápida y con la garantía de calidad en la coordinación automática de los diferentes puntos de vista.

Con un modelo digital 3D, el arquitecto puede diseñar con más precisión y rapidez, reduciendo costes y errores posteriores en la obra

Esta simulación no solo contiene datos arquitectónicos, sino también toda la información interna del inmueble, incluyendo los datos de ingeniería como las estructuras de carga, conductos y tuberías de los sistemas e incluso la información sobre sustentabilidad.

Todos estos datos insertados no son solo útiles durante las fases de diseño y construcción sino que pueden utilizarse durante todo el ciclo de vida del edificio.

Alcance de la Directiva europea de Contratación pública

A nivel europeo, la Directiva 2014/24/UE sobre contratación pública establece la necesidad de emplear sistemas electrónicos, (medios de comunicación y herramientas para modelar los datos del edificio) en procesos de contratación de obras, servicios y suministros a partir de septiembre de 2018.

Como objetivo en 2018 en España se estima que los equipamientos y las infraestructuras públicas de presupuesto superior a 2 M€ deberán realizarse en BIM en las fases de diseño y construcción. Este objetivo está pensado para proyectos de obra nueva.

En 2020, en cambio, todos los equipamientos y las infraestructuras públicas deberán producirse en BIM en todas las fases: diseño, construcción y mantenimiento. Un objetivo para todos los proyectos de obra nueva y rehabilitación.

Se espera que estas y otras iniciativas institucionales de ámbito estatal vayan avanzando para alcanzar un objetivo común de mejora de la eficiencia en las obras de construcción y que ésta aporte beneficios a todos.

En 2020, todos los equipamientos y las infraestructuras públicas deberán producirse en BIM en todas las fases

BIM comienza a ser una realidad y se establece como una herramienta imprescindible en un futuro próximo para la gestión de todos los procesos que se relacionan con el edificio.

La tendencia actual de servicios a través de internet, basados en gestión a distancia, posibilitará además la centralización de la gestión de la información de los edificios, la consulta y control de los datos tanto históricos como en tiempo real para la administración del edificio.

Una forma de mejorar sustancialmente y de minimizar los errores en la documentación y la planificación de todo el proceso, desde el proyecto hasta el mantenimiento del edificio, pasando lógicamente por la construcción del mismo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =