¿Para qué un Arquitecto de la Casa?

Por Juanjo Bueno, responsable de comunicación de CAFMAdrid

Los edificios no se conservan solos. Esta frase, que oí por primera vez en boca del arquitecto Luis Jurado, evidencia una realidad cada vez más acusada en Madrid.

Conferenciante en jornadas y articulista en varias revistas del sector, este arquitecto solicitaba, hace dos años, a través de las páginas de la revista del CAFMadrid, “Administración de Fincas”, la existencia de un Técnico Conservador (arquitecto o arquitecto técnico) en los edificios residenciales privados.

Éstos eran los beneficios que defendía: contar con el asesoramiento continuado de un profesional competente, poder detectar cualquier lesión constructiva nada más aparecer y actuar en consecuencia, abordar cualquier actuación sobre alguna parte del edificio en consonancia con la totalidad del mismo, convertir la ITE en algo rutinario al estar sujeto el inmueble a un control continuado y amortizar la pequeña inversión que supone contar con un Técnico Conservador con la reducción de gastos de conservación y mantenimiento del edificio.

Campaña del COAM

Dos años después, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha lanzado la campaña el “Arquitecto de la Casa” para concienciar a la sociedad del mantenimiento periódico de los edificios y no cada 10 años como marca la ITE.

Una iniciativa que surge como consecuencia de la antigüedad del parque inmobiliario madrileño: el 55% de los edificios tienen más de 100 años. Además, el 44% de las ITE presentadas hasta 2011 resultaron desfavorables; aumentando las deficiencias en fachadas, patios, cubiertas y azoteas.

El 44% de las ITE presentadas hasta 2011 resultaron desfavorables; aumentando las deficiencias en fachadas, patios, cubiertas y azoteas

Pero ¿por qué el arquitecto y no el administrador de fincas debe cumplir esta tarea? ¿No se encuentran entre las funciones del administrador atender a la conservación de la casa, según la propia Ley de Propiedad Horizontal? Lo cierto es que el arquitecto de confianza ya existe en las comunidades de propietarios, y esta figura de Técnico Conservador no sustituye al administrador, sino más bien le complementa. ¿O no existe también un administrador de cabecera en cada comunidad?

El COAM ha señalado que el administrador de fincas colegiado, dada su proximidad con el ciudadano, es una figura clave para que tenga éxito esta campaña. Ayudemos a rehabilitar los edificios.

 

3 comentarios en “¿Para qué un Arquitecto de la Casa?

  1. Gracias, Juanjo, por recordar mis palabras y transcribirlas en este blog de los Administradores de Fincas de Madrid.
    Como miembro del Grupo de Trabajo que ha participado en la materialización de esta campaña del Colegio de Arquitectos denominada “El Arquitecto de la Casa”, resalto la frase que has escrito en este post: “el arquitecto de confianza ya existe en las comunidades de propietarios y esta figura de Técnico Conservador no sustituye al administrador, sino más bien le complementa”.
    Estoy totalmente de acuerdo. Ambos profesionales son complementarios y los beneficiados de su trabajo en equipo siempre serán los edificios y quienes residen en ellos.

    1. Gracias a ti Luis. Sé que estás trabajando desde hace tiempo en esta iniciativa que, como dices, debe enriquecerse con la labor del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid.

  2. Me es grato ver q el COAM y el CAFM están coordinados en esta iniciativa. Yo pertenezco a ambos colegios y estuve las semanas pasadas en el curso q dirigió Luis para los arquitectos q están interesados en este campo de trabajo en el COAM. Fue enriquecedor como técnico y como administradora. Aún queda mucho camino por recorrer y mucho q informar y concienciar a los vecinos para que entiendan que esta figura puede ser un plus importante para no encontrarse con graves y costosas reparaciones de improviso. Espero q empiece a sonar lo del arquitecto conservador igual que la figura del administrador está ya implantada como una gran ayuda y necesidad para los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =