25 años del Curso Francisco Liñán

El Curso de Perfeccionamiento en el Ejercicio de la Profesión Francisco Liñán

Por Ignacio Calderón Solé. Administrador de Fincas de Madrid

Una de las principales funciones de los Colegios Profesionales es la de ofrecer una formación continua y de calidad para sus colegiados. Dentro de este orden y posibilidades que ofrece cada colegio territorial, se engloba a nivel nacional una cita importante en el calendario formativo, el XXV Curso Francisco Liñán organizado por el Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla.

El «Curso de Perfeccionamiento en el Ejercicio de la Profesión Francisco Liñán» celebró el 25 y 26 de noviembre en Málaga sus Bodas de Plata, siendo en España esta formación del CAFMálaga, la pionera en un formato de fin de semana, así como en la formación específica para los profesionales de la administración de fincas.

Más de 170 asistentes de varias provincias tan distantes como Cantabria, Lugo, Canarias y Baleares, confirman que la organización de este evento es especial, y así lo fue, porque además se homenajeaba a su Presidente de Honor, que durante más de 20 años ejerció como presidente del Colegio de Málaga. La figura de D. Francisco Liñán como referente y propulsor de la profesión colegiada, fue reconocida por “sus compañeros Dinosaurios” de profesión, del Consejo General y de los diversos Presidentes de Colegios Profesionales de AAFF asistentes entre los que estaba Manuela Martínez del CAFMadrid.

Un toque de humor

Cuando dos términos como son la Formación y Perfeccionamiento se unen, para ofrecer durante 25 años la formación de los Administradores de Fincas Colegiados, uno se pregunta si no estaremos ante una formación continua de gran calidad. En este año y alejada de las convencionales ponencias, destacó una tendencia que se va generalizando en este tipo de eventos, con un enfoque de formación personal y el técnico propio. En el aspecto de coaching corrió a cargo de Emilio Duró, mostrándonos su forma tan especial de ver la vida.  Salva Reina, humorista malagueño, puso el punto cómico, donde los asistentes se dejaron contagiar fácilmente por su ríete con tu profesión.

Pero en el ámbito del perfeccionamiento de los administradores de fincas, se buscó, creo, una fórmula distinta de la ofrecida hasta ahora. El plato fuerte de este curso de Perfeccionamiento, fue la apuesta por una recreación teatral, con el título Silencio se rueda “Junta de Propietarios”. Varios miembros del Colegio de Málaga e incluso el recientemente reelegido Presidente del Consejo General, Salvador Díez, recrearon muchas de las frecuentes situaciones que se pueden dar en una junta y las posibles interpretaciones, incluso la asistencia de una propietaria extranjera (entiendo que por lo de la Costa del Sol).

El plato fuerte de este curso de Perfeccionamiento, fue la apuesta por una recreación teatral, con el título Silencio se rueda “Junta de Propietarios”

Más allá de ser una mera representación y esto fue importante, se ofrecía la formación colaborativa de los asistentes. Durante los cuatro actos, se invitaba a participar mediante una fórmula de test online colaborativo de lo representado. Una fórmula recomendable a extrapolar; el asistente pasa de una formación PASIVA a otra ACTIVA. Para mí todo un acierto de los organizadores del CAFMálaga.

Enlazando con este primer acto del sábado, se realizó una mesa redonda de las situaciones recreadas en la representación de la Junta de Propietarios, y que fueron analizadas desde el punto de Unificación de criterios jurídicos.

Mesa de unificación de criterios

El moderador de esta mesa, Francisco González Palma, asesor jurídico del CAFMálaga, y ponente en las 24 ediciones anteriores, dio paso a los asesores jurídicos de los colegios de AAFF invitados: Almería, Madrid, Sevilla y Valencia. Ya lo anunciaba el moderador, en referencia a un informe técnico de accesibilidad presentado, y que acababa diciendo “… se trata de un análisis e interpretación de la obligación susceptible de poder estar equivocado”. Y es que tanto los ponentes como los asistentes, podríamos estar si no equivocados, con opinión contraria sobre cualquier punto de derecho que se tratara.

Destacable fueron todos los ponentes de la mesa y en el ámbito del CAFMadrid, Pedro Manuel Ureta, vicepresidente, realizó varias puntualizaciones muy interesantes: el Derecho de la propiedad privada es un derecho sagrado, reconocido constitucionalmente, y su limitación entraña riesgo. Asimismo, apuntaba Ureta que hay que tener cuidado en cuanto a la aplicación de la Ley, al invocar sentencias del TS. La reforma de la Ley de Propiedad Horizontal de 2013, en el ámbito de las comunidades de propietarios, ha modificado algunas y muy posiblemente continúen produciéndose más.

La falta de jurisprudencia clara y con una regulación contradictoria de la actual LPH, complica muchas veces las decisiones en Junta de Propietarios. Es por ello que hace falta una nueva LPH que facilite la labor e interpretación de los administradores de fincas. Debe ser una prioridad.

Se indicó una realidad latente, apuntada por el asesor del CAFValencia: para cada pregunta que podamos plantear en las asesorías jurídicas, es posible encontrar alguna sentencia clara que la respalde, por muy draconiana situación que parezca.

La falta de jurisprudencia clara y con una regulación contradictoria de la actual LPH, complica muchas veces las decisiones en Junta de Propietarios.

La mesa estuvo a la altura de las expectativas y los asistentes pudimos comprobar que muchas de las cuestiones planteadas pueden tener una opinión variada de interpretación, a tenor de las respuestas ofrecidas por los asistentes.

En el ámbito institucional este XXV Curso Francisco Liñán estuvo respaldado por la Junta de Andalucía, en la figura de Mariano Ruiz; y por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Como gran avance y novedad apuntada por Fernando Pastor, presidente del CAFMálaga, merece una mención importante la presentación de una figura próxima, que esperemos seguro será copiada por los distintos colegios territoriales: el Administrador de Fincas de Oficio, como muestra de la labor de servicio de calidad y necesaria al consumidor. Poner en valor la profesión es una apuesta clara de los colegios de Administradores de Fincas.

Compartir